7.3.A. El principio de No-Contradicción