Parábola: «Sucedió en el bosque»

El objetivo de esta meditación es realizar una dinámica de reconocimiento, gratitud, celebración y libertad (desapego) respecto a hechos o experiencias que dejaron una huella en ti, pero que tal vez no sabes cómo «avanzar».

IMPORTANTE: la primera vez que la escuches hazlo sin prejuicios, con la mente abierta, disfrutando de la narración. No intentes sacar conclusiones. Déjate llevar por la historia, percibe tus emociones, sé consciente de tí mismo como un observador imparcial, con apertura.

MEDITACIÓN PERSONAL.

Sólo si ya escuchaste la parábola al menos una sola vez, es posible aplicar la conciencia para reflexionar sobre la conexión que pudiera tener contigo. Esto no es necesario para aprovechar el poder sanador de esta parábola. Usa las siguientes preguntas, siempre y cuando te ayuden, con libertad. Ninguna de estas preguntas o puntos son obligatorios, simplemente son puntos que puedes usar o no, tomar o dejar.

I

¿Qué personas recuerdo con cada personaje de este cuento?

¿Con quién me identifico más en esta parábola?

¿Yo tengo puestos unos «tenis» en este momento?

¿Cómo me siento cuando alguien dice que «mis tenis» no me quedan?

II

¿Me culpo a mí mismo cuando me siento mal, o las cosas no van como yo lo esperaba?

¿Culpo a los demás sobre mis sentimientos?

¿Cómo son «mis tenis» que traigo puestos? 

¿Cómo me siento al pensar en ellos?

¿Cómo era yo, antes de usar «mis tenis»?

¿Qué valores y crecimiento reconozco que ahora tengo, después de usar «mis tenis» (experiencias nuevas, personas con quienes me relaciono, anécdotas e historias, conocimientos o habilidades adquiridas, cosas materiales, etc…) 

III

Como el pingüino, ¿Hay unos «tenis» que me pongo, que me dan comodidad y seguridad?

¿Cómo soy yo, ahora después del tiempo usándolos?

¿Qué responsabilidad me quitan «mis tenis»?

¿Qué responsabilidad estoy dispuesto a recuperar?

¿Qué heridas han dejado en mí, que no reconocía al aferrarme tanto ellos?

¿Cómo me siento al reconocerlo?

¿Qué necesito perdonar de «mis tenis»?

¿Qué aspectos de mi ser elijo valorar y honrar (sin mis tenis, aunque gracias a ellos)?

Deja un comentario