Mirar lo invisible: Roma (Alfonso Cuarón, 2018)

 

Es interesante el elenco de «invisibles» que aparecen en escena, y que se congregan en la protagonista Cleo: mujeres, etnias, pobres, abandonados, trabajadores, niños…

Es más que «cine de arte en blanco y negro»… es más que una historia de familia, y más que un relato vintage urbano con poderoso realismo… desde el principio hasta el final es un reto: mirar lo que no vemos. Los que sólo buscan «ver» se decepcionarán pronto, después de la secuencia inicial, en la que «no vemos» lo que sucede; me parece que es una interesante clave para interactuar con la  internacionalmente aclamada obra dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón, «Roma», publicada recientemente en Netflix y pronto en salas de cine.

Pocos artistas y directores ligados al «mainstream» y al éxito comercial desafían al público para que ejercite su  capacidad de contemplar y mirar lo invisible a través de las mismas pantallas que en otras ocasiones nos hipnotizan anestesiándonos, cuando nos entretenemos «viendo mucho» sin observar a profundidad.

Hay bellísimas y elaboradas secuencias en movimiento y sin corte, donde vemos y no vemos la acción, ensambladas de tal manera que podemos conectar con las emociones de los personajes (los sentimientos, que también son invisibles). Las tomas en gran plano permiten al espectador elegir lo que ve, y buscar a los personajes en medio del paisaje que amenaza con dejarlos en el anonimato.

Es interesante el elenco de «invisibles» que aparecen en escena, y que se congregan en la protagonista Cleo: mujeres, etnias, pobres, trabajadoras domésticas, niños… Cuarón dirige talentos en la producción y actuación logrando una esta sinfonía de Cinematografía íntima, que nos invita a un acto de contemplación, y esa actitud nos la llevamos desde la pantalla hacia la vida, para aprender a mirar los invisibles.

Padres de familia: atención con la calificación «Para Adultos» (TV-MA) debido a la desnudez, violencia, lenguaje, imágenes perturbadoras y temas políticos delicados.

Altamente recomendable, aunque debo decir, sugiero verla en estado de vigilia, pues me relajó mucho, y dormí en un par de escenas, aunque totalmente extasiado por la contemplación, desperté y continué donde me quedé (bendito Netflix!!)

Próximamente haré un   comentario CON SPOILERS..

Deja un comentario